Metodología Agile para desarrollar estrategias de marketing más flexibles y efectivas
Blog

 

La clave, para afrontar la inestabilidad del panorama durante y después de la pandemia, es la adaptación no sólo como el modo ideal para sobrellevar las adversidades, sino para aprender de ellas. El objetivo es adquirir más conocimiento y preparación para resolver cualquier cambio venidero. Por ello es necesario que, bajo las nuevas circunstancias de trabajo, se implementen estrategias que busquen la agilidad de los procesos y la facilidad para hacer mejoras o correcciones. La metodología Agile reúne estas características y, si aún no la conoces, es el momento ideal para que lo hagas y puedas llevarla a la práctica. 

 

Manifiesto Agile

 

La metodología Agile nació en 2001 cuando los principales desarrolladores de software se reunieron en Utah porque sabían que las tradicionales estrategias de trabajo eran obsoletas para ofrecer productos de calidad en tiempos óptimos con el menor margen de error. Así fue como reunieron sus mejores prácticas bajo el nombre de Manifiesto Agile, el cual se compone de cuatro valores: 

 

•    Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas

•    Software funcionando sobre documentación extensiva

•    Colaboración con el cliente sobre negociación contractual

•    Respuesta ante el cambio sobre seguir un plan


El Manifiesto menciona que, aunque los elementos de la derecha son importantes, se prefieren los de la izquierda.

 

La metodología Agile ofrece flexibilidad y rapidez en los procesos de trabajo y funciona de la siguiente manera:

  

•    Los equipos de trabajo son multidisciplinarios para enriquecer la retroalimentación en todas las fases del proyecto y reducir el margen de error. 

•    Se trabaja por periodos cortos de tiempo llamados sprints, los cuales constituyen un ciclo iterativo y progresivo. 

•    En cada sprint se llevan a cabo tareas específicas para hacer entregas del proyecto y recibir retroalimentación constante del cliente. De esta manera se puede corregir a tiempo y dirigir el proyecto de acuerdo con los requerimientos de cada cliente. 

•    Constentemente se realizan reuniones donde las personas involucradas comunican las tareas que han realizado y las que están próximas para que todo el equipo tenga una visión general del avance e implementen mejoras.

•    La simplicidad es la base. Se prefiere fragmentar un proceso en muchas tareas sencillas que abordarlo de una manera total y rígida.

 

Las ventajas del método Agile

 

•    Objetivos claros sin rigidez: Seguir un ciclo de fases que van sumando las mejoras y correcciones gracias al constante feedback permite que el proyecto final sea como el cliente lo necesita. 

•    Mejora la experiencia del cliente: Entregar avances de manera constante al cliente lo involucra en el proceso y lo hace sentir parte del proyecto.

•    Favorece la comunicación y el ritmo de trabajo: La simplificación de las tareas disminuye el estrés de las personas que participan en el proyecto, así como preferir la comunicación directa, en vez de papeleos innecesarios, agiliza la comunicación del equipo.

•    Mayor calidad: Dividir el proyecto en varias fases y recibir retroalimentación en cada una de ellas permite que se reduzca considerablemente el margen de error. Si llegase a haber algún inconveniente, puede corregirse rápido y en el punto exacto del proceso.

 

¿Quiénes pueden usar la metodología Agile?

 

Cualquier equipo de trabajo, sin importar que se trate de una gran corporación o un pequeño negocio. En especial el sector de publicidad y relaciones públicas puede beneficiarse en gran medida de esta metodología, ya que trabajan bajo proyectos de acuerdo con los requerimientos de cada cliente. Además, la flexibilidad que ofrece Agile es indispensable en el marketing en la era Covid-19.

 

A partir de los valores y principios establecidos en el Manifiesto Agile han surgido varias ramas con variantes que pueden adaptarse a distintos sectores laborales, por ejemplo: Scrum y Kanban. Aunque la metodología Agile surgió en la industria del software, se ha expandido a prácticamente cualquier sector, por ejemplo, BBVA inició su cambio a Agile en 2014 y, según el Project Management Institute (PMI), 71% de las empresas del mundo usan alguna forma de la metodología Agile.

 

El futuro del marketing (y de los procesos de trabajo en general) se basa en recibir el cambio como una oportunidad de crecimiento y aprendizaje. Por ello es fundamental implementar estrategias, como la metodología Agile, que refuerzan la capacidad de adaptación y respuesta a lo inesperado.